Make your own free website on Tripod.com
De Chef a Chef
Hospitalidad

HOME

Arroz
Aves
Bizcochos y Merengues
Buñuelos y Pasta choux
Caza
Chocolate
Cocina Catalana
Conservas
Crepas
Especies
Frituras
Helados
Hospitalidad
Huevos
Lechugas
Legumbres
Luis XIV
Mariscos
Masas
Nouvelle Cuisine
Pasteles y Tartas
Pastelillos
Patatas
Pescados
Postres de cuchara
Preparaciones en molde
Salsas
Sopas
Verduras
Whisky
Cocina de autor
Charlas de Chef a Chef
Galería de Chef a Chef
Foie Gras
La Mar D´Aprop
armani.jpg

Protocolo

 

5 Reglas básicas para actuar de Invitado

En cualquier compromiso protocolario, tan importante es saber cómo organizarlo, siendo el anfitrión, como estar invitado. Para esto existen una serie de normas sociales, protocolarias o de etiqueta según se dé el caso, que exponemos a continuación:

1.- Comportamiento en la mesa:

Nunca se pasa al comedor hasta que no hayan entrado las personas de mayor representación, y si hay anfitrión, ésta es la primera que pasa y se sienta.

Buscaremos nuestro puesto por la indicación de las tarjetas con nuestro nombre.

Al pasarnos las fuentes durante la comida o la cena, hemos de servirnos deprisa, y al terminar el plato deben quedar los cubiertos en sentido perpendicular y paralelos entre sí.

No se empieza a comer hasta que lo haga el anfitrión. Tampoco es correcto levantarse de la mesa si el anfitrión no lo ha hecho.

2.- Regalos:
Flores: Si es la primera invitación y no existe una confianza grande con los anfitriones, se envían flores al día siguiente del convite, agradeciéndolo con una tarjeta. Si no lo es, sí resulta apropiado obsequiar con unas flores.

Chocolates: Es el mejor regalo que se puede ofrecer a una familia donde hay niños.

Botellas: No es correcto regalar botellas a no ser que estén muy interesados los anfitriones o bien se trate de algún familiar nuestro.

3.- Dar las gracias:
Se agradecen siempre todas las invitaciones, excepto bodas, bautizos y cóctel.

Si se envían flores al día siguiente del convite, se dan las gracias con una tarjeta adjunta al regalo o bien se llama por teléfono agradeciendo el banquete.

4.- Puntualidad:
En un banquete, como mucho, podremos retrasarnos de 8 a 10 minutos.

Si se prevé el retraso, se llama siempre al anfitrión de la fiesta, comunicando la hora de llegada.

Si no se puede asistir por cualquier imprevisto, se ha de avisar siempre con suficiente antelación

5.- Tarjetas de Visita:
Si en cualquier momento que vamos a ver a algún amigo o persona conocida a su casa, está ausente en esos instantes, dejaremos a la persona que nos reciba una tarjeta escrita con nuestro nombre y unas letras indicando el asunto por el que hemos estado.

Las tarjetas de visita también se usan para los pésames, con la parte izquierda doblada.

Suelen mandarse cuando se envían flores o algún regalo, agradeciendo en ella el motivo por el que hacemos el envío.

Varios Consejos:

. No hay que llevar nunca sin avisar previamente, ni niños ni animales.

. No hay que separar la silla de la mesa y empezar a imprimir un movimiento de vaivén.

. No se ha de ayudar cuando nos sirven acercando el plato o la copa, ya que podría producirse una situación comprometida.

. Si cae un cubierto al suelo, no hay que agacharse a recogerlo si hay personal de servicio.

. Hay que observar la cantidad de comida que se sirvan los demás comensales, para servirnos la misma cantidad.

. Si hay algún alimento que se desconoce o que no es de nuestro agrado, se ha de coger sólo una pequeña cantidad.

. Hay que pedir las cosas; no se ha de pasar por delante de los otros comensales para cogerlas.

. No se han de utilizar los propios cubiertos para servirse.

. No se ha de insistir en querer ayudar, si la negativa de los anfitriones es convincente.

 

 

 

7 Recomendaciones para ser un Buen Anfitrión

Las normas sociales no son unos puntos que solo deban saber personas de alta posición social. Son maneras que hacen más virtuoso al hombre. No es un tópico que persiga el "quedar bien", sino que son costumbres que hacen más agradable la convivencia.

1.- Las invitaciones:

Saber invitar correctamente es planificar el momento del almuerzo o cena, sabiendo cuántas personas asistirán y comunicarlo con antelación a nuestros invitados.

El anfitrión necesita saber el número de comensales para poder organizar de la mejor manera posible todos los preparativos:

- Ocho días de antelación:
Son los previstos para anunciar un banquete a un grupo reducido de personas; por ejemplo, de 4 a 6.

- De 15 a 18 días:
Será el tiempo previsto para avisar a un grupo de 10 a 14 personas.

- Llamadas telefónicas:
Se realizan cuando invitamos a miembros del Gobierno, banqueros, empresarios...

- Personas de confianza y familiares:
No existe ningún tipo de norma protocolaria para invitar a amigos o familiares, simplemente hacerlo con el tiempo necesario para organizarlo bien.

2.- Sitios en la Mesa:
En cualquier almuerzo o cena protocolaria hay que actuar con una serie de normas sociales que tradicionalmente se viven entre miembros de embajada, Gobierno, Casa Real, etc.

Si el grupo invitado es numeroso, tiene que haber un plano en la mesa a la entrada del comedor para que cada uno vea su sitio, además de tener la correspondiente tarjeta en la mesa con el nombre y algún anagrama (escudo familiar...).

El sitio de preferencia puede colocarse en alguna cabecera o en medio de la mesa. Siempre estará de frente a la puerta de entrada al comedor.

A la derecha de la anfitriona se situará el señor de más representación y a la izquierda otro caballero que tenga el segundo grado de representación.

Si hay anfitrión en el almuerzo, se sentará en frente de la anfitriona. A la derecha del señor de la casa se colocará la esposa del caballero más representativo invitado y a la izquierda la que siga en grado de importancia.

Debe evitarse siempre poner dos señoras juntas. Sin embargo, podríamos salvar el número impar de invitados situando a dos señores juntos.

3.- El Aperitivo:
Suele tenerse en un salón y puede tomarse de pie o sentado, depende de la amistad que se tenga con los invitados.

Ha de ser ligero, 2 ó 3 cosas fáciles de tomar con la mano, algunas bebidas alcohólicas y otras sin alcohol, zumos naturales y otros refrescos. Es muy importante recordar que los alimentos que se ofrecen no deben manchar las manos. Las servilletas siempre serán de tela y pequeñitas.

Cuando no haya suficiente amistad con los invitados, servirá las fuentes y las bebidas una persona del servicio. En cambio, cuando hay confianza, la anfitriona puede ofrecer el aperitivo dejando aparte las bandejitas una vez que se han servido, nunca sobre la mesa del aperitivo. El anfitrión servirá las bebidas.

Se pasa al comedor cuando la persona de servicio avisa a la anfitriona y abre la puerta del comedor. Cuando se han introducido todos, cierra la puerta, que será abierta de nuevo después del almuerzo.

4.- Café y Tabaco:
El café se tomará siempre en un salón aparte del comedor y es más protocolario tomarlo de pie. Lo van pasando las personas del servicio al mismo tiempo que se ofrecen los licores. Si no hay servicio comienza a ofrecerlo la anfitriona y después pueden continuar los invitados a servirse ellos mismos.

Nunca se fuma en la mesa hasta después del postre y la conducta más social es no fumar hasta el momento del café. Entonces se ofrecerán cigarrillos y puros.

5.- Dar las gracias:
Los regalos que se reciben con motivo del banquete que hemos organizado, se agradecen con una tarjeta o bien por llamada telefónica.

6.- Qué hacer ante los retrasos:
Se da un tiempo de cortesía, de 8 a 10 minutos, y si en ese tiempo no ha llegado el invitado, se espera 45 minutos o 1 hora como máximo sin retirar el servicio. Se aparta la silla prevista en el almuerzo o cena para esa persona.

Si un invitado llega en el momento en que se está sirviendo el segundo plato, se le incorpora amablemente, aumentando la ración si lo desea, pero nunca se le ofrecerá el primer plato por delicadeza a los demás.

Si una persona llega al postre, se le invita a añadirse a él y le sugerimos que al terminar el banquete se le pasará una bandeja con la comida. En este caso, la bandeja se pondrá en otra mesa y se le consultará a algún invitado si desea acompañarle.

7.- Formas de Vestir:
Los anfitriones del banquete siempre tienen que advertir en las invitaciones si el ágape es de etiqueta: traje largo, smoking, etc.

Si no se ha pensado en esta forma de vestir, se señalará en las tarjetas "informal".

En cuanto al guardarropa, si el número de invitados es muy amplio, debe preverse el improvisar uno. Se pueden alquilar percheros con ruedas y colocarlos en una habitación cercana a la puerta de entrada.

Varios Consejos
. Hay que tener a punto cubiertos de recambio, por si es necesario. Hay que asegurarse de que copas, platos y cubiertos estan limpios y relucientes.

. Se tiene que observar si a algún invitado le hace falta alguna cosa.

. Es necesario tener a punto analgésicos, digestivos y algún producto para quitar manchas.

. En el baño se ha de tener colonia fresca, peines limpios, papel higiénico, toallas de recambio y pañuelos de papel.

. Si en un momento determinado hay una conversación que se puede convertir en una discusión, hay que procurar cambiar de tema antes de que sea demasiado tarde.

. Se debe de estar el máximo de tiempo en la mesa, ya que su presencia es importante.

. En caso de que haya personal de servicio, y si hubiese algún fallo, hay que quitarle importancia. Nunca hay que advertir al servicio delante de los invitados.

. En caso de que algún invitado haga alguna incorrección, se ha de disimular, procurando distraer la atención del resto de los invitados.

. No se ha de hablar mal de un invitado que no está presente en ese momento.

. Hay que procurar que no se hable mal de conocidos comunes, porque aunque no lo hayamos dicho nosotros, sí se ha dicho en nuestra casa.

 

 

 

Cómo debe ser una mesa con personal de servicio

· En una cena con cierta categoría, siempre debemos tener servicio que nos ofrezcan las fuentes de los primeros platos y de los segundos, que nos los retiren al igual que los cubiertos, y que nos sirvan las bebidas de agua y vino.
· Si queremos que todo salga perfecto y que nuestros invitados se lleven una espléndida impresión, hemos de recordar las normas que se exponen a continuación.

· La colocación en la mesa:· Es la misma que en el almuerzo y, como norma general, el plato debe de estar centrado, cercano al borde de la mesa; los cuchillos, recordamos, se colocan a la derecha y con los dientes hacia dentro.
Pegado al plato, el que utilizaremos en el segundo servicio de comida y a los lados exteriores los que usemos en el primer plato, estén colocados a la misma altura, con lo cual habrá desnivel en la parte superior de los cubiertos.

· Las copas y el pan: A diferencia del almuerzo, se utilizarán tres en la cena: la copa del agua, que es la más alta; la del vino blanco; que es la mediana, y la del tinto, que es la más baja. Ni el agua ni el vino estarán servidos, ya que nos los ofrecerá el personal de servicio. Recordemos que el plato del pan siempre ha de estar colocado a la izquierda del plato central y muy pegado a éste.

· Tarjetas y adornos: En estas cenas siempre tiene que haber tarjetas con el correspondiente nombre del invitado, delante del plato. En una cena, como norma obligatoria, hay que decorar la mesa con velas o candelabros. Así como en un almuerzo no existe ninguna norma de cómo debe ser el mantel, en una cena siempre ha de ser blanco y con algún bordado. En medio de la mesa habrá un centro de flores no muy alto para que se puedan ver los invitados durante el banquete. Si la mesa es muy larga podemos poner dos centros más pequeños a los lados. Las flores siempre tienen que ser frescas e inodoras.

· Dónde se sitúan los invitados: Al igual que en el almuerzo, señores y señoras se intercalan y a la derecha de los infitriones se sientan los personajes más importantes. El servicio empezará por servir a la anfitriona por su lado izquierdo y seguirá a los demás invitados por esa misma dirección. En el momento de retirarle el plato usado, lo hará por el lado derecho, para colocar el plato limpio por el izquierdo.

 

 

Cómo organizar un 'buffet' (1ª parte)

En más de una ocasión se nos ha ocurrido invitar a nuestras amistades preparando algo que no sea tan formal como una cena o un almuerzo, pero que al mismo tiempo sea del agrado de nuestros invitados.

En esas ocasiones, el "buffet" es la manera más fácil de acertar. A continuación exponemos algunas ideas que nos pueden ayudar a montar uno.

- Ventajas e inconvenientes:
Una de las principales ventajas es la posibilidad de recibir a un número mayor de personas del que se podría acomodar a la mesa.
Hay que tener en cuenta el espacio libre del que se dispone para no sobrepasarse en las invitaciones, para que los invitados se puedan mover con comodidad.
La anfitriona se puede despreocupar del servicio de cada plato y disfrutar del "buffet" como una invitada más.
Los platos aparecen apetitosos y refrescantes a la vista y se pueden cocinar de antemano.
No se necesita personal de servicio, si bien es aconsejable contratar un mínimo de 1 persona de servicio por cada 20 ó 30 comensales.

El "buffet", sobre todo si es al aire libre, presenta el problema de mantener la temperatura ideal de los platos. Pero no es difícil conservar el calor, colocando las fuentes sobre infiernillos o planchas calientaplatos, ni el frío, utilizando un recipiente de hielo picado bajo las soperas de las cremas frías.

- Distintos tipos de "buffet":

Informal:
Este tipo de "buffet" no plantea problemas de protocolo: los comensales pueden sentarse donde quieran, no existe un orden determinado para servirse ni para empezar a comer.
En una mesa aparte, alejada del "buffet" se pondrá todo lo necesario para que los invitados puedan dejar lo usado. Las bandejas vacías se pueden dejar encima de la mesa y no hace falta recoger hasta que todos los comensales se hayan marchado.

Formal:
En este caso se cena sentado, las mesas están preparadas, vestidas y con los servicios colocados. Una tarjeta con el nombre o la propia anfitriona se encarga de indicar a los invitados su lugar en las mesas, que es fijo y sigue el protocolo habitual.
Es más cómodo situar las mesas en los laterales, dejando siempre un gran espacio vacío frente al "buffet" para facilitar el tránsito, ya que los invitados deberán aproximarse a la mesa-"buffet" para servirse con la ayuda del personal de servicio.

Con personal de servicio:
Lo más frecuente es que cada invitado se sirva a sí mismo, desplazándose a lo largo de la mesa. Aunque si queremos que el resultado sea óptimo, puede haber personas de servicio encargadas de:
Cortar y servir la carne y el pescado. Si no hay personal de servicio se deberá tener todo cortado de antemano.
Retirar y reponer las fuentes que se vayan quedando vacías en la mesa-"buffet".
Llevar los platos y cubiertos usados fuera de la vista.

- "Buffet" para muchas personas:
Un "buffet" se piensa indistintamente, para un almuerzo o para una cena, y se organiza para un número elevado de personas. Lo podemos preparar para que nuestros invitados se puedan sentar en mesas aparte, de 4 ó de 6, cuidando el menú para que puedan comerlo cómodamente sentados, o bien en el que no haga falta mesas y nuestros comensales no tengan incomodidades a la hora de coger los alimentos y puedan tenerlos en la mano o en un plato de pie.
En la mesa principal estarán colocados los platos, los cubiertos, las servilletas, las copas, etc.
En todo momento debemos esperar a que la anfitriona dé el primer paso para servirse o para levantarnos de la mesa si estamos sentados.

- Camareros y Doncellas:
Las fuentes de la mesa principal tienen que tener todas cubiertos de servicio.
Si en algún momento deseamos servirnos más comida, tenemos que esperar a que el resto de los invitados hayan terminado y es entonces cuando nos podremos levantar de nuevo. Esto ocurrirá si es un "buffet" con mesas para sentarse. Si no es así, podremos repetir cuando queramos.
Es muy conveniente que haya un camarero o doncella. El primero servirá siempre las bebidas. El vino lo ofrecerá directamente de la botella. La doncella repondrá el pan y servirá algunos platos como caldo, carne, etc.

- Alimentos en el mismo plato:
En el "buffet" los alimentos se sirven en el mismo plato, mezclando así unos con otros. Por ello la anfitriona debe pensar qué tipo de salsas incluye para cuidar los sabores.
En el turno de postre, si estamos sentados, esperamos a que la doncella nos quite los platos y nos ponga los correspondientes. La copa de vino o de agua se quedará en la mesa. Hasta entonces no es correcto fumar.
El café siempre se toma en otro lugar distinto al del "buffet". Normalmente se hace de pie y es el servicio quien nos lo sirve. Si no lo hay, serán los invitados quienes lo hagan indistintamente.
Recordemos, por último, que las servilletas son siempre de tela y pequeñitas.

 

 

Cómo organizar un 'buffet' (2ª parte)

Manera de preparar y presentar un "Buffet" informal

- Colocación de la mesa:
Una mesa grande y alargada es la más idónea para organizar un buen "buffet". Si no tuvieramos en casa ninguna mesa de estas características, no resulta dificil fabricar una. Basta con instalar un sencillo tablero, que bien pudiera ser una puerta tumbada sobre unos caballetes resistentes.
Mejor que una sola mesa son dos. Una para la comida y otra para la bebida. Y queda mucho más elegante si las dos mesas son idénticas y van igual vestidas.
Normalmente, la mesa está adosada a la pared para aprovechar el espacio al máximo, y los convidados se sirven de izquierda a derecha. En otras ocasiones se separa de la pared y se puede rodear. En ese caso se sirve de derecha a izquierda.
Al vestir la mesa se puede evitar que el mantel resbale sobre el tablero poniendo un muletón debajo, pero es muy importante que el frente que da a los comensales esté muy liso, sin arrugas. Mediante un elaborado doblez se tapan las patas de la mesa. Es bueno que el mantel llegue justo al suelo, que no arrastre, para que nadie lo pise y no ocurra ningún accidente.

- Adornos:
Lo mejor es dar rienda suelta a la imaginación de cada uno. El adorno de la mesa es algo muy personal. Generalmente se utilizan como elementos decorativos lo siguiente:

- Los candelabros:
Sólo por la noche, que además de adornar iluminan la mesa. Hacen un bonito juego de luz junto a las fuentes de plata y se colocan uno en cada una de las esquinas del fondo de la mesa.

- Las flores:
Siempre naturales. Las secas son peligrosas cerca de los candelabros. Se suelen colocar en un bonito centro, en la mitad de la mesa al fondo, junto a la pared.

- Las frutas frescas:
Colocadas en una fuente o en una cesta elegante. Es preferible evitar las que en seguida pierden la frescura, como el aguacate o el mango. Además de adornar, la fruta se puede aprovechar como parte del menú.

- Las frutas secas:
Pueden ser calabazas decoradas, panochas de maíz con sus hojas, etc.

- Una elegante sopera de plata:
Hace más bonito si está un poco inclinada y abierta, con la tapadera apoyada en el borde.

- Colocación de fuentes, platos y cubiertos:

Una manera de colocar los elementos del "buffet" sobre la mesa de forma cómoda para que el comensal, es la siguiente:
Primero los platos dulces, al fondo de la mesa. Como el postre es lo último que se sirve, se sitúa en el lugar menos accesible.
Inmediatament después, las ensaladas, guarniciones y todo aquello que se sirva con facilidad, que no haya que cortar ni sea delicado.
En la parte de delante de la mesa, la más cercana al comensal, se colocan las cremas, las carnes y los pescados.
Las cremas se sitúan en las esquinas y se presentan en una bonita sopera abierta y con el cacito de servir a la derecha (fuera de la sopera). A su lado, a la derecha, están las tazas, apiladas de 3 en 3, y los platitos, de 8 en 8 o hasta de 10 en 10. Las cucharillas en un plato, sobre una servilleta, se pueden colocar detrás.
Para el pescado queda más elegante utilizar fuentes alargadas y si la pieza está entera, la cabeza mirará hacia dentro de la mesa. A su lado, a la derecha, se colocan los cubiertos y platos para el pescado.
Para la carne son más propias las fuentes redondas. Los cubiertos de servir, ensamblados a la derecha de la fuente, visibles, pero no encima del manjar. Las salseras se pueden colocar detrás de los platos y cubiertos de la carne.
Una buena idea para presentar el pan es colocarlo dentro de una cesta de mimbre, decorada con hojas verdes. No hay que olvidar las servilletas, bien dobladas a los lados de la mesa. Si es posible, evitar las de papel.
La mostaza, la salsa Perrins, la sal y la pimienta quedan muy elegantes en un "bouquet" hecho con la servilleta doblada sobre un plato.

- Colocación de los vasos y las bebidas:
Una forma elegante de colocar los vasos es formando pirámides horizontales de distintos tamaños sobre una bandeja vestida con un mantel. El vino tinto se presenta en un decantador, los licores y los refrescos se dejan en la parte del fondo. Las bebidas frías, el vino blanco y el agua se colocan dentro de un bonito recipiente-hielera, rodeados de hielo, a ambos lados de la mesa.
Esta es una opción que nos parece acertada, pero hay otras maneras también muy válidas, como es la de colocar los platos, cubiertos y vasos al principio de la mesa y los demás elementos del "buffet" en fila: primero, las ensaladas, entremeses, sopas, cremas,....; después, los pescados, moluscos, crustáceos....; a continuación, las carnes, aves, patés.... y al final, las frutas y los dulces.

- Sillas y mesas auxiliares:
Las sillas son siempre necesarias porque, aunque el "buffet" no esté pensado para que todos los comensales se sienten a la vez, nunca ha de faltar algún lugar para poder hacerlo. Las mesas auxiliares son muy útiles para dejar los vasos mientras se está comiendo o para apoyarse si es necesario cortar la carne. Además es importante disponer de una mesa alejada del "buffet" donde los invitados dejen los platos, vasos y cubiertos usados.

 

 

 

Cómo organizar un 'buffet' (3ª parte)

Cómo poner la mesa de un "Buffet"

Os proponemos este esquema para la colocación de los distintos elementos sobre la mesa del "buffet". Una buena organización que facilite el servicio a los comensales es fundamental para que todo resulte mejor.

1. Centros de flores naturales. Si el "buffet" se sirve de noche, en lugar de las flores se pueden colocar unos candelabros encendidos.

2. En el centro, gran sopera de plata que sirve para adornar la mesa.

3. Cuchillos y tenedores suficientes para todos los comensales.

4. Platitos para servirse los postres.

5. Fuente para fruta. Se puede decorar la fuente colocando a modo de mantel unas hojas verdes bajo la fruta.

6. Salsera para la salsa de la carne.

7. Fuente redonda para presentar los postres dulces.

8. Platitos hondos, cuencos o tulipas para servirse el postre.

9. Fuente ovalada para presentar las ensaladas o legumbres que acompañan a la carne o al pescado.

10. Cubierto para servirse la ensalada.

11. Sopera abierta donde se presentan las cremas, con el cazo de servir a la derecha.

12. Tazas de consomé apiladas de 3 en 3 y platitos de 8 en 8 para servirse las cremas. Las cucharillas, sobre una servilleta, a su lado.

13. Platos llanos suficientes para todos los invitados.

14. Fuente grande, redonda, para presentar la carne.

15. Cubiertos para servir la carne.

16. Fuente grande, alargada, para presentar el pescado.

17. Cubiertos para servir el pescado.

18. Servilletas, bien dobladas, en montones a los lados de la mesa.

19. Recipiente-hielera lleno de hielos para las bebidas frías, el agua, el vino blanco y el cava.

20. Jarras para el vino tinto. Botellas de licor.

21. Los vasos se colocan formando pirámides horizontales sobre el mantel o sobre una bandeja.

 

 

 

Cómo preparar una cena protocolaria

Una cena protocolaria requiere distinción y elegancia. En estos casos uno de los principales problmas puede ser el orden de colocación de los invitados, ya que el número de los asistentes es normalmente muy elevado.

El servicio y los detalles que decoran la mesa han de ser cuidados al máximo. Por norma general tendremos que recordar los puntos que a continuación se describen.

- El Primer Plato:
Antes que nada tengamos en cuenta que siempre se utiliza un plato de base que normalmente es de plata, con un pañito en el centro que sirve para fijar los demás platos que se pongan sobre éste.

Es muy corriente que en estas cenas se tome un consomé. En este caso, es norma protocolaria que la taza vaya acompañada de un plato debajo de ésta. Al retirar el servicio éste primero, quitará el plato grande junto con el de consomé y su correspondiente taza y la cuchara, quedando únicamente el plato de base de plata.

Junto a las tres copas, de agua, vino blanco y vino tinto, se coloca también la de cava, detrás de estas tres.

- Un Segundo Plato de Pescado:
Normalmente, después del consomé se tomará un segundo de pescado. Por eso los cubiertos correspondientes se situarán más afuera que los de la carne, ya que los usaremos en tercer lugar y, por lo tanto, se sitúan más pegados al plato. Así, para resumir, el orden de utilización corresponde al orden de colocación, siempre de fuera hacia adentro.

- Los Postres:
Los cubiertos de postre se sitúan sobre el plato y siempre los mangos dispuestos en la dirección de nuestras manos, es decir, la cuchara con el mango hacia la derecha, ya que la cogemos con esta mano y la primera; el tenedor, hacia la izquierda y pegado al plato, ya que lo utilizamos en segundo lugar.

Recordemos que, con el postre, el plato de base de plata se retira. Si vamos a tomar fruta, junto al plato de postre, que el servicio nos colocará por la izquierda, vendrá el lavafrutas encima de este plato.

El mantel debe de ser blanco con bordados. Las velas pueden ir sobre soportes de cerámica, plata, etc., y tienen que estar un poco quemadas. Aparte de las centrales, que son más altas, podremos poner otras más pequeñas a cada lado.

 

 

 

Generalidades básicas

· Desde finales del siglo XVI, fecha en la que se comenzaron a utilizar los cubiertos, las modas han traído una serie de reglas aplicables a cualquier circunstáncia.

· Cada comensal debe tener un área de 60 cm. de diámetro a su alrededor en la mesa, para moverse con comodidad.
· Nunca se debe de meter el asiento de la silla por debajo de la tabla de la mesa. Su borde no de be apenas rozar el mantel.
· La mesa no ha de estar muy pegada a la pared, porque además de agobiar a los invitados, el personal de servicio -si lo hubiera- no podrá atenderlos como es debido.
· Nunca se deben de utilizar vajillas, cristalerías o cuberterías rayadas o en mal estado.
· Los elementos de la vajilla tienen que armonizar con los de la cubertería. De igual forma, el mantel debe ser acorde con el estilo del salón donde se sirve la comida.
· Una buena comida jamás debe ser muy copiosa ni excederse en la bebida.
· No es aconsejable colocar centros de flores olorosos o que dificulten la visión.
· Los cubiertos se deben coger por la parte central.
· La cuchara se introduce en la boca de frente y no de lado, aunque sin girar mucho la muñeca porque es poco elegante.
· Nunca se debe usar el cuchillo para llevar comida a la boca, ya que además de resultar de pésima educación, puede ser incluso peligroso.
· Con la mano derecha cogeremos la cuchara sopera, la de postre, la de café, la de moka (cuando el café se toma solo), el cuchillo de carne, la pala de pescado y el cuchillo de postre.
· La mano izquierda nos servirá para manejar el tenedor de carne, el de pescado y el de postre.
· En el caso de que una persona sea zurda, puede invertir el orden de uso de los cubiertos.
· Hay que ser muy puntuales.
· En el comedor, los hombres no se sentarán hasta que las señoras lo hagan.
· El hombre deberá separar la silla a la mujer que se encuentre a su derecha cuando ésta se disponga a tomar asiento.
· La señora deberá aposentarse en dos pasos, para que el caballero pueda acercarle correctamente la silla.
· Una vez sentados, las manos quedan sobre la mesa, y no se empieza a comer hasta que la anfitriona lo haga.
· Salvo una necesidad de primer orden, nunca nos levantaremos antes de que la anfitriona anuncie que se pasa a tomar café.
· Si nos tenemos que levantar, se pedirán disculpas y se dejará la servilleta en el lado izquierdo del plato.
· El pan se corta siempre con las manos.
· La forma correcta de limpiarse la boca es llevando la servilleta a la mitad de la boca. No es correcto limpiarse en la comisura de los labios.
· Al terminar la comida, la servilleta se dejará a la derecha del plato y sin plegar.
· Los palillos jamás se deben de usar en una comida de protocolo.

 

 

Organización de un Almuerzo sin Personal de Servicio

Comportarse en la mesa no es un tópico de clases sociales altas, sino que cualquier individuo debe preocuparse por actuar dignamente frente a los demás.

- La mesa:
Estará completamente puesta: el primer plato, los cubiertos correspondientes, el segundo y postre. Las copas de agua y de vino; el plato del pan; las servilletas dobladas encima del plato con una forma original; el centro de flores en el medio y algún detalle sugerente como un cenicero de cristal.

- Los cubiertos:
Se disponen de la siguiente manera: los tenedores a la izquierda del plato, porque con esta mano es con la que los utilizaremos. Los cuchillos a la derecha. Los que se sitúan pegados al plato serán los que vayamos a utilizar para el segundo, con lo cual los que están a continuación de éstos serán los usados para el primer plato. Es cuestión de lógica y comodidad.
Los cubiertos de postre se sitúan arriba del plato, en la parte superior. Pegado a él pondremos el tenedor, con el mango dirigido hacia el lado izquierdo. Por lo tanto, la cuchara estará situada sobre el tenedor, con el mango hacia la derecha.

- Las copas:
La del agua tiene que ser más alta que la del vino. El agua estará servida antes de empezar a comer, ya que, recordemos, no tenemos servicio. El vino, en cambio, estará en una jarra puesta en la mesa.

- Mesa auxiliar:
Estará siempre cerca de la anfitriona y recurriremos a ella para cambiar los primeros platos con los segundos y también con los de postre. Servirá igualmente para tener disponible las fuentes del segundo plato y los postres si es posible, no a la vista de las fuentes del segundo plato.
En el momento en que hayamos terminado con éste retiraremos el plato del pan, el vino y los saleros, junto con los demás cubiertos para que sólo quede la jarra de agua y los cubiertos de postre con su correspondiente plato.

- Puestos de los invitados en la mesa:
Siempre debe haber número par de señores y de señoras para que la colocación sea intercalada entre hombre y mujer. La anfitriona se sentará en medio de dos caballeros y frente a ella, el anfitrión cuyos lados ocuparán dos señoras.
A la hora de servirnos, como estamos sin servicio, la idea es que existan dos fuentes de primer plato y lo mismo del segundo. Si sólo disponemos de una fuente, lo correcto es servir primero a las señoras. Por educación, la anfitriona lo hará de la siguiente manera: primero, a la mujer de más categoría. Lo normal es que ésta deje a la anfitriona servirse en primer lugar. Y después las demás, siempre antes que los hombres. Aunque un caballero sea nuestro invitado, siempre ha de servirse el último. El orden será de izquierda a derecha a la hora de pasarnos las fuentes.

Enter content here

Enter supporting content here